"A vida é o que fazemos dela. As viagens são os viajantes. O que vemos, não é o que vemos, senão o que somos."
Fernando Pessoa

domingo, 18 de noviembre de 2007

Subhadra Mondal

Su tarjeta dice que se llama Subhadra Mondal y que nació un 8 del 8 de 2002 en el departamento South 24 Parganas de la ciudad de Kurmimari, en la India. Kurmimari es una de las islas más pobres de las 200 que forman el archipiélago Sunderbans.

A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: "¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?" Pero en cambio preguntan: "¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" Solamente con estos detalles creen conocerle. (…) Son así. No hay por qué guardarles rencor. Los niños deben ser muy indulgentes con las personas mayores.

(Con este fragmento de El Principito me excuso, además, por lo que sigue)

El país de Subhadra tiene más de 1.000 millones de habitantes y ocupa el puesto 138 de un total de 175 países clasificados en la lista de desarrollo humano del Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas. De los habitantes de la India, más de 400 millones viven en la más absoluta pobreza. Más de 600 millones carecen de condiciones sanitarias mínimas. Más de 200 millones no disponen de agua potable. Más de 300 millones son analfabetos. En el 2016, según los demógrafos de la ONU y del Buró de Referencia Demográfica de Washington, la India tendrá más habitantes que el total de la población europea y el resto del mundo industrializado, salvo Rusia, y tres décadas más tarde rebasará (1.500 millones) a China (1.400).

No hay agua para todos. Eso repercute en la esperanza de vida. El aumento de la mortalidad no hace sino obligar a las familias más pobres de las zonas rurales a producir más y más hijos, porque nunca están seguros de cuántos van a poder sobrevivir.

La malnutrición afecta a casi la mitad de todos los niños menores de tres años. Subhadra ya tiene seis, aunque parece que tenga tres.

La anemia afecta a una gran mayoría de las embarazadas y las niñas adolescentes, retarda el crecimiento de los niños y es una de las principales causas de defunción de las madres y de bajo peso al nacer.

Las estimaciones sobre la cantidad de personas que viven en la India con el VIH/SIDA oscilan entre 2,2 millones y 7,6 millones.

Las diarreas, causadas a menudo por agua de beber contaminada o deficientes condiciones sanitarias, es la segunda entre las principales causas de defunción en la infancia. En los últimos años, ha mejorado el acceso al agua de beber no contaminada pero hay 122 millones de familias que carecen de retretes.




Esa es la situación del país donde vive Subhadra cuando no hay tsunamis.




Al niño Subhadra le han pedido que dibuje algo para unos occidentales que están viendo la tele en su sofá a decenas de miles de kilómetros de allí y que han tenido la amabilidad de apadrinarlo. Y un día me aconsejó que me dedicara a realizar un hermoso dibujo, que hiciera comprender a los niños de la tierra estas ideas. "Si alguna vez viajan, me decía, esto podrá servirles mucho" (El Principito) . Subhadra ha dibujado esto en un folio blanco:




Puede que haya dibujado lo que sentía, y que sienta todo eso. O que sólo encontró dos colores.
Puede ser que haya intentado retratarse a sí mismo. O que tuviese frío. O calor.
O simplemente tiene miedo a la oscuridad, como muchos otros niños.

O puede que, como el Principito, pensara que

Las personas grandes nunca comprenden nada por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones.

Yo sólo añado que

Es posible, en fin, que me equivoque sobre ciertos detalles muy importantes. Pero habrá que perdonármelo ya que mi amigo no me daba nunca muchas explicaciones. Me creía semejante a sí mismo y yo, desgraciadamente, no sé ver un cordero a través de una caja. Es posible que yo sea un poco como las personas mayores. He debido envejecer.

Pero esto último me ha pasado porque no vivo en la India.

1 comentario:

manu dijo...

Lourdes y Nereida son dos padrinos de Global Humanitaria que un día se levantaron de sus sofás y se fueron a visitar a sus ahijados. Concretamente en Perú y en Guatemala.

Lourdes nos cuenta en el último número de GLOBAL: “… la pobreza está en todas partes : en las construcciones, en la vida de las personas, vi cosas muy novedosas e impactantes para mí. Lo que más me sorprendió fue comprobar que con lo poco que tienen, transmiten una alegría enorme. Los niños se entretienen todo el día con una pelota que comparten con todos, con unas canicas, con cosas impensables para los niños españoles de hoy en día, a quienes das un juguete y al cabo de 10 minutos están aburridos y reclaman otro”.

Nereida relata en la misma revista: “ … lo primero que me sorprendió fue el positivismo de la gente; a pesar de la miseria y pobreza , son muy agradecidos y muy generosos, dejan de comer ellos por dártelo a ti. Me prepararon una comida especial. Ellos son muy pobres, pero lo comparten todo (…) Me impactó mucho la dificultad que entraña la recogida de los dibujos que los niños realizan para sus padrinos. Estuve en más de una escuela y comprobé como los niños se esfuerzan muchísimo en hacer lo más bonito posible su dibujo, el regalo para sus padrinos, porque se lo toman muy en serio.”

El padrino de Subhadra Mondal se levantó del sofá y después de comerse una buena tortilla de jamón se fue a la cama. Eso sí, muy feliz después de leer esto. Porque Subhadra aunque pobre también sería feliz. Y porque Marta tenía razón : ese día Subhadra solo puedo coger 2 colores. Y lo que pintó en el cuadro remarcado de naranja no fue su futuro. Y que si hubiera tenido una caja entera de “Alpino” seguramente hubiera pintado … el arco iris.