"A vida é o que fazemos dela. As viagens são os viajantes. O que vemos, não é o que vemos, senão o que somos."
Fernando Pessoa

lunes, 15 de octubre de 2007

Perdieron los bleus


Nueve menos cuarto de la noche de un sábado en Lyon, Place Bellecour (la plaza cerrada a los coches más grande de Europa). Más de dos mil personas con las caras pintadas se amontonan unas contra otras. ¿Son indios? ¿Un concierto de Alejandro Sanz? ¿Una macrobotellona sevillana recién importada? Noooo, es el RUGBY, ese deporte que nos es tan ajeno a los españoles y que por estas latitudes despierta más pasiones que un derbi Sevilla-Betis.
A esa hora no cabe ya ni un alfiler, todos los que quisieron conseguir un buen sitio para regarder le match tuvieron que pillar el metro con dos horas de antelación, y.
Las miradas, mucho antes de que comience el partido, permanecen fijas en la enorme pantalla de 10 metros de anchura dispuesta delante de la estatua de Luís XIV. En medio de todo el jaleo (la foule), una improvisada banda de música toca las primeras notas de la Marsellesa. La respuesta que recibe es instantánea: toda la plaza comienza a entonar el himno nacional (bueno, no toda, yo sólo me sé aquello de “Les enfants de la patriiiiiee…”) al tiempo que decenas de banderas francesas ondean en el frío viento lionés. Sí, ya sé que parece como si fuesen a ir al campo de batalla pero, qué queréis, yo sólo cuento lo que vi, como buena futura periodista objetiva.
Cuando comienza el partido, una osada jovencita inglesa subida a los hombros de otro, supongo, anglosajón, anima a su equipo con una bandera blanca y roja. Evidentemente, los abucheos no tardan en llegar, pero ella resiste en las alturas al menos diez minutos más. Y aún hay quien cree que los ingleses no son atrevidos.
El rugby es, en fin, un deporte del que prácticamente desconocía todo hasta que llegué a Francia. Ahora no sé mucho más, he aprendido que está permitido que los 30 jugadores que hay sobre el césped se den golpes los unos a los otros con la cabeza, los hombros, etc., y que, efectivamente, no es que todos usen blanqueador dental sino que se protegen su boca con unas ridículas funditas. Eso sí, el que verdaderamente me encantó fue un jugador francés de larga barba y cabellera llamado Chabal, que viene a ser algo así como un Obelix del siglo XXI. Todo un héroe por estas tierras.
La conclusión fue que, desafortunadamente, y a pesar del empeño de todos los franchutes allí reunidos, los “bleus” se quedaron fuera de la final al perder un partido en el que (dicen) todo el mundo jugó assez mal. Una tragedia nacional, como me comentó un amigo hace algunos días. Pero para mí, que, al fin y al cabo, no soy aún francesa, y que (todo hay que decirlo), más que a la pantalla, prefería mirar las expresiones y gestos de los francesillos, no estuvo nada mal, especialmente para ser el primer partido de algo que veo entero en mi vida.

4 comentarios:

Charly dijo...

Muy buen blog marta- Espero seguir leyendo estos maravillosos escritos que de tus manos salen jajaja. Ya intentaré esta noche acordarme de esa maravillosa palabra que me tiene encandilado pero sólo de oidas y no escrita. besitos españoles para la franchute

cee cee dijo...

"Qui ne saute pas n'est pas Français! ouais!"
Maintenant je dois t'emmener avec moi au stade de Gerland voir un match de foot!!! "Allez l'OL"!!

Te gusta el rugby Marta? Jejeje

Anónimo dijo...

¡Nuestra corresponsal en Lyon ya tiene blog! Los comienzos siempre fueron difíciles, pero este blog tiene muy buena pinta desde el primer día. Espero que lo conserves como tú sabes y que no caigas en el sensacionalismo barato JAJA. En refencia a la noticia de la eliminación de la selección francesa de rugby, añadir que los 'franchutes' pueden darse con un canto en los dientes porque eliminar en cuartos a Nueva Zelanda no se hace todo los días. Por lo tanto, el papel de Francia en este Mundial me parece más que digno. Lo que no me parece tan digno es que no hayas visto nunca un partido de fútbol y de repente te veas enterito un Mundial de rugby. Eso sí que son emociones fuertes...

Un saludo, Pablo

manu dijo...

Hombre Marta, te había visto escribir noticias de Nacional, de Local, de política y hasta de Ciencia. Incluso crónicas musicales. Pero si alguien me hubiera dicho que ibas a empezar tu plimer blog de tu vida con un artículo de deportes y concretamente de Rugby, me hubiera cortado la cabeza negándolo.
En la "caja tonta" de España hay actualmente un anuncio que dice " empezó haciendo un "blog" y terminó firmando autógrafos a los turistas japoneses". Pues ánimo y Amen.